Skip Navigation Links
Terapia en Cama de Cuarzo Rosado

Depresión, Stress, Dolores, Hiperactividad
Consulta otras dolencias


Cama de Cuarzo Rosado - Reiki
Sanación Cuántica

Reserva tu hora
Teléfono (02) 573 43 93
Claro: 8772 26 14
Entel: 9941 94 42
Providencia 2133 Depto.701
Metro Los Leones
contacto@camadecuarzorosado.cl

Tratamiento de niños Hiperactivos con Déficit de Atención (THDA)

Es un problema de falta de atención, exceso de actividad, impulsividad o una combinación de estos. Para diagnosticar estos problemas como trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA), deben estar por fuera del rango normal para la edad y desarrollo del niño.

Se trata de niños con problemas de aprendizaje y tan activos que llegan a niveles de destrucción, con respecto a sí mismos y a los demás.

Detectar el problema a tiempo es lo que más influye en la efectividad del tratamiento, pero sin alarmarse. No todo niño inquieto tiene esta dolencia. Son particularmente agresivos y no se concentran en sus actividades, por eso no pueden aprender, y es casi seguro un pronóstico de fracaso escolar.

  

Retar al niño, marginarlo, castigarlo de cualquier modo, no hace más que agravar el problema, que no puede ser controlado por el pequeño, que es la principal víctima de la situación.

Hay niños, especialmente alrededor de los 8 años a los que les es imposible quedarse quietos. En situaciones que requieren silencio y atención, se ponen más impacientes aún. Inquietos, van de acá para allá, se mueven todo el tiempo como si quisiesen liberarse de algo.

En la escuela son un terror. Conversan durante la clase, levantan su mochila y cuando paran por un rato, parecen estar “en la luna”. Una mosca volando desvía su atención. Nunca terminan los deberes en el plazo correspondiente. En el recreo corren de un lado al otro sin parar y no dan paz a sus compañeros.

Algunos especialistas dicen que es un trastorno neurológico que causa exceso de agitación, impulsividad y falta de atención.

El niño hiperactivo presenta esos síntomas en todo momento, tanto en la escuela como en la casa o en una fiesta, lo que hace que no sea muy bien aceptado socialmente. En la escuela al no prestar atención suele presentar bajo rendimiento, aunque es muy inteligente. Difícilmente respeta las reglas ni obedece órdenes.

Niña en Terapia

En fiestas es aquel niño que agujerea con sus dedos la torta, abre los regalos del agasajado, le encanta entrometerse en la conversación de los adultos. ¡Es francamente insoportable! Con el tiempo no lo invitan más. El adulto parece no tener autoridad sobre él. Se suele cuestionar a los padres diciendo que lo miman o sobreprotegen demasiado.

Pero de la misma forma que se pone agresivo, en otros momentos es amoroso, comprensivo y servicial. Las manifestaciones de agresividad, nerviosismo, intolerancia y falta de comprensión son las formas que este niño encuentra de llamar la atención de los adultos. En contrapartida, el comportamiento dulce y cariñoso que manifiesta enseguida, deja en claro que él no quería ser de ese modo.

Niños que viven en un ambiente de mucha exigencia o aquello que reciben demasiada información, reglas, conceptos o preconceptos pueden convertirse en hiperactivos.

Cuando no son tratados, la hiperactividad les trae complicaciones. Un adolescente que fue hiperactivo en la infancia puede sentirse atraído por situaciones de peligro y aventura, poniendo en riesgo su vida, pero no porque se quiera matar, sino porque no presta atención, lo hace sin darse cuenta. Es el tipo que atraviesa la calle sin mirar a los lados o que desciende una cuesta en bicicleta sin fijarse si andan los frenos.

En los adultos, la hiperactividad puede traer disturbios emocionales como depresión, ansiedad y baja tolerancia al estrés, además de problemas afectivos o de trabajo. El comportamiento impulsivo acaba comprometiendo el desempeño profesional. Raramente la persona consigue llegar a horario, no acepta recibir órdenes y no soporta la idea de estar "encerrado" todo el día en una oficina por ejemplo.

Este disturbio afecta al 5% de los niños en edad escolar y en una proporción de 4 a 9 varones para 1 niña. Como no se adaptan a reglas impuestas, insistir en fórmulas y explicaciones no funciona.

A veces se agrega a su conducta, la costumbre de comerse las uñas o tener algún tic nervioso. Todo esto no es a propósito. El disturbio neurológico puede ser hereditario. Los hijos de padres hiperactivos tienen 8 veces más posibilidades de presentar hiperactividad.

Este tipo de niños cuando buscan salir de esta situación con ayuda psicoterapéutica y con su propio esfuerzo pueden entrenarse y corregir sus actitudes. De adultos la hiperactividad se transformará en supereficiencia. Son capaces de desempeñar muchas actividades, están siempre creando y encontrando soluciones.

Son rápidos de pensamiento y no tienen nada de tontos. El niño hiperactivo percibe todos los estímulos externos e internos. Es normal que atienda a las reglas de la casa y al mismo tiempo mire televisión, salte y participe de la conversación de los adultos. Le gusta enfrentar desafíos, resolver problemas y poner en práctica sus ideas.

Le es difícil permanecer mucho tiempo concentrado en una misma cosa o parado en un mismo lugar. Consigue pensar mil cosas al mismo tiempo. Está aquí, allí y en todos los lugares al mismo tiempo. Siempre sorprende porque trae una carta en la manga a fin de mostrarse diferente.

Puede convertirse en un adulto brillante, si su agilidad física, mental y espíritu de inventiva son bien orientados. Ejemplo Steven Spielberg, Walt Disney, John Lenon, Thomas Alva Edison, Albert Einstein, Leonardo da Vinci, Luis Pasteur que fueron hiperactivos en la infancia. Como una caja de sorpresa, estas personas están siempre buscando una forma de ser originales. Prefieren ellas mismas crear y seguir sus propias normas y leyes.

En realidad buscan ser queridos, comprendidos y aceptados en su forma de ser. Pero eso no siempre ocurre y se ponen ansiosos, emotivos, tensos, nerviosos y suelen presentar baja autoestima y gran autocrítica.

Causas

El THDA es el trastorno de la conducta de la niñez más comúnmente diagnosticado y afecta al desarrollo escolar y las relaciones interpersonales. Los padres de los niños que tienen este trastorno a menudo están exhaustos y frustrados.

El THDA puede ser hereditario, pero no está claro qué lo causa exactamente. Cualquiera que sea su causa, parece iniciarse muy temprano en la vida a medida que el cerebro se está desarrollando.

La depresión, la falta del sueño, las dificultades de aprendizaje, los trastornos de tics y los problemas de comportamiento se pueden confundir con o aparecer junto con el THDA. Cuando se sospecha que un niño padece este trastorno, debe ser examinado cuidadosamente por un médico para descartar otras posibles afecciones o razones de este comportamiento.

Síntomas de falta de atención

No logra prestar atención cuidadosa a los detalles o comete errores por descuido en el trabajo escolar - Tiene dificultad para mantener la atención en tareas o juegos - Parece no escuchar cuando se le habla directamente - No sigue instrucciones y no logra terminar el trabajo escolar, los deberes u obligaciones en el lugar de trabajo - Tiene dificultad para organizar sus tareas y actividades - Evita o le disgusta comprometerse en tareas que requieran esfuerzo mental continuo (como las tareas escolares) - Con frecuencia pierde juguetes, tareas escolares, lápices, libros o herramientas necesarias para las tareas o actividades - Se distrae fácilmente - Se muestra a menudo olvidadizo en las actividades diarias.

Síntomas de hiperactividad

Juega con las manos o los pies o se retuerce en su asiento - Abandona su asiento cuando lo que se espera es que se quede sentado - Corre y trepa excesivamente en situaciones inapropiadas - Tiene dificultad para jugar en forma silenciosa - A menudo habla excesivamente, está "en movimiento" o actúa como si fuera "impulsado por un motor".

Síntomas de impulsividad

Emite respuestas antes de que termine de escuchar la pregunta - Tiene dificultades para esperar su turno - Se entromete o interrumpe a los demás (irrumpe en conversaciones o juegos).

Los Alimentos

En cuanto a la alimentación no es obra milagrosa, sólo contribuye como un factor más del tratamiento, y que de todos modos es buena para la salud de los niños en general. Incorporar el jugo de naranjas en sus comidas, reemplazando las gaseosas o bebidas chocolatadas, suprimir las grasas, es conveniente para cualquier niño, pero para ellos especialmente, ya que las grasas estimulan el sistema nervioso, en cambio los ácidos grasos esenciales tienen un efecto positivo. El pescado azul, el aceite de oliva o el aceite de bacalao, por ejemplo, tienen una acción muy positiva en casos de TDAH, regulando la irritabilidad y los estados nerviosos.

Los aceites Omega 3 son uno de los componentes principales de la materia del cerebro. Cerca del 60% del cerebro en peso es grasa.

La grasa es tan importante para el cerebro como el calcio para los huesos: es su materia prima. Si Ud. tiene grasa de baja calidad en su cerebro las conexiones entre neuronas no serán óptimas.

Los ácidos grasos omega 3 juegan un papel clave en el desarrollo de las neuronas. La fuente más rica de aceite de pescado son sardinas, salmón y jurel.

Una infusión de lavanda, manzanillas o tilo, es muy beneficioso para relajar su sistema nervioso.

Usar para condimentar ensaladas aceite de oliva.

Descartar los colorantes y toda sustancia artificial (los potenciadores sintéticos del sabor, el aspartamo (un edulcorante artificial), los conservantes sintéticos BHA, BHT, TBHQ (son derivados del petróleo).

Dejar de lado las nueces, maníes o avellanas. Reducir al mínimo el consumo de leche y huevos, tomates y manzanas.

Los embutidos deben ser totalmente erradicados.

Acostumbrar a los niños a comer variado, hacer mucha comida elaborada en casa, con poquísima azúcar en el caso de no poder suprimirse totalmente, incorporando alimentos sanos y nutritivos, no debe ser una tarea que demande esfuerzo, sino amor, imaginación y creatividad.

La predilección en esta etapa de vida por los sabores dulces es innegable, y no debemos privarlos totalmente de ellos. En los niños hiperactivos un dulce o dos semanalmente no les hará daño.

Los flanes y postres, que llevan azúcar, son sin embargo una gran fuente de calcio que no debemos dejar de aportarles, y esto sí puede ser administrado diariamente sin problemas, al igual que si toman leche. Lo ideal sería reemplazar el azúcar por miel.

Para el desayuno, entonces, pueden variarse los flanes, yogur, postres, leches, sería muy bueno acompañarlos de cereales o pan integral untado con queso o mermeladas. Tratar de acostumbrarlos a no comer pan blanco.

A media mañana, puede ofrecerse a los niños, un vaso de jugo de frutas, o directamente frutas frescas (manzanas, peras, uvas, plátanos, según su preferencia, siendo aconsejable variarlas).

Estos niños pueden reaccionar frente a sustancias químicas contenidas en los alimentos, es por ello que es de gran ayuda la alimentación sana y fresca.

Los dulces, las bebidas y las galletitas, que contienen un colorante amarillo llamado tartrazina, son altamente perturbadores.

Las bebidas gaseosas contienen, para hacerlas espumosas, ácido fosfórico, que producen hiperactividad.

Los cereales son muy buenos, pero siempre que no contengan colorantes y aromatizantes artificiales.

Deben suprimirse las tortas y todo en general, que contenga harina común. Debe reemplazarse por harina integral.

Los helados deberán elaborarse en casa, sin colorantes ni aromatizantes artificiales.

Los yogures deben ser naturales. Si le gustan con frutas, puede agregarse frutas frescas. Los quesos deben ser sin colorantes.

Utilizar aceite o manteca sin colorante ni aditivos. Suprimir las margarinas.

Niña en Terapia

En Conclusión

Este trastorno de Hiperactividad y/o Déficit de Atención (THDA) es una condición madurativa del cerebro, no una enfermedad. Cuando se suministra un medicamento, lo que se hace no es curar el problema, sino ayudarlo sintomáticamente mientras el niño madura. Pero, ¿qué pasa con la esencia de ese niño? Sigue siendo un niño que se siente dislocado de la sociedad.

El sufrimiento que se acompaña con esta condición se puede aliviar con alguna terapia complementaria, en este caso la Cama de Cuarzo Rosado con Reiki. Como se le considera un desorden neurológico, el cuarzo está indicado para tratar problemas de esta índole, y junto con Reiki, que permite tratar la causa del problema a través de la Energía Universal, unidas hacen verdaderos cambios positivos en la vida, se potencian ayudando a recuperar el equilibrio energético del cuerpo, la mente y el nivel emocional (pincha aquí para ver el detalle de esta terapia).

Tratar a tiempo este trastorno nos permitirá tener jóvenes y adultos felices ...

Artículos Relacionados
-Tratamiento de Afecciones
-Generalidades del Cuarzo

   Bernardita Inostroza M.

Soy Maestra y Terapeuta de Reiki con Cama de Cuarzo Rosado, Especialista en Cirugía Cuántica. Me hace feliz poder ayudar a las personas a canalizar su autocuración, permitiendo que se calmen sus dolencias y enfermedades como la depresión, el estrés, la hipertensión, hiperactividad, trastornos del sueño, adicciones a fármacos, drogas, tratamiento del cáncer y VIH, entre otros.

Te gusta este artículo?
Compártelo

Agregar un comentario


Enviar un comentario

Nombre
EMail
  

¡Regístrate Gratis Ahora!
Anota tu correo
  
Sígueme en Facebook
   Cama de Cuarzo Rosado en Facebook
¿...Niños Hiperactivos...?


Talleres

Autoestima

Reiki Nivel I

Cuarzoterapia



Cama de Cuarzo Rosado




  

Copyright © 2011 www.camadecuarzorosado.cl. Todos los derechos reservados. Diseñado por www.soncinco.cl
Eres la visita nro. 067950